EL PACTO DE LA INFAMIA EN BADALONA

Bueno, pues ya es oficial. El Partido Socialista de Badalona ha pactado el cartipazo, o también llamado plan de mandato, para la próxima legislatura 2019-2023. Lo ha conseguido gracias a su alianza con las diferentes fuerzas separatistas con representación en el Ayuntamiento de Badalona, es decir, con la CUP, ERC y JxBDN.  

Con este acuerdo los socialistas vuelven a hacer algo a lo que, por desgracia, ya nos tienen bastante acostumbrados. Vuelven a blanquear las pretensiones independentistas. Vuelven a darles visibilidad. Y vuelven a concederles la capacidad de ser decisivos en las futuras decisiones de Badalona. 

Con este pacto, Alex Pastor materializa así el engaño que ya venían sintiendo sus votantes desde el día de su investidura como Alcalde de Badalona y confirma lo que muchos ya advertimos durante la campaña electoral. Sabíamos que el alcaldable Alex Pastor mentía cuando decía ante los micrófonos una y otra vez que no volvería a pactar con los independentistas. Sabíamos que era capaz de todo. Sabíamos que si para ser alcalde tenía que hacerlo de la mano de los independentistas lo haría sin necesidad de usar guantes. Y así ha sido. 

Para los vecinos de badalona que nos sentimos españoles y catalanes por igual, con este “pacto de la infamia” vemos como el PSC se aleja un poco más de la filosofía constitucionalista y se sitúa del lado de aquellos que quisieron acabar con el sistema democrático de nuestro país. Quién piense que el apoyo del nacionalismo catalán será a precio zero, anda muy equivocado. En algún momento querrán cobrárselo y lo harán, pues de ellos depende que Alex Pastor siga siendo o no el alcalde. Me decanto porque el primer pago se lo exijan dentro de muy poco, en otoño, cuando el Tribunal Supremo dicte la resolución del procés. Si la sentencia no gusta, el separatismo tratará de tomar las calles y volver a tensionar la situación. Ese será el momento en el que los partidos independentistas de Badalona traten de usar las instituciones municipales de la ciudad para su causa particular, excluyendo de nuevo a gran parte de los badalonese, tal y como ya hicieron en 2017. Veremos si eso finalmente pasa y qué PSC tenemos.

Alguno puede pensar que el Alcalde Pastor no tenía otra alternativa mejor para impedir a los independentistas gobernar. Siento decirle que eso no es cierto. Los vecinos de Badalona dejaron bien claro el día de las elecciones qué ciudad querían y quién se merecía más apoyo para gobernar la ciudad durante los próximos 4 años. Aunque parezca una sorpresa, no hicieron al PSC la fuerza más votada. Ni tan siquiera como la segunda más votada. Sino que fue la tercera, por detrás de PP y Guanyem (CUP + ERC). El PP esa noche arrasó, obtuvo 11 de los 27 regidores, frente los 7 de Gunyem y los 6 del PSC. A pesar de eso, en lo que fue una falta del deber de sentido de Estado, el PSC decidió no negociar con la fuerza más votada y no crear así un frente político que dejase fuera a las fuerzas independentistas. Prefirió seguir tocando cuota de poder, aunque fuese pactando con los independentistas

Ahora sólo nos queda esperar, ver qué les ha prometido y ver cuánto nos cuesta a los vecinos de Badalona no independentistas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s